Se cumplió la profecía. Dios mío porque me has abandonado. El alquerque

Se cumplió la profecía. Dios mío porque me has abandonado. 

El alquerque

Alquerque
Cuando Jesus expiró en la cruz y pronunció las famosas palabras; “Dios mío, dios mío, ¿por qué me has abandonado? ( Marcos 15:34 / Mateo 27:46 ) poca gente sabe que al decir esta palabras se cumplía lo que dice el Salmo 22:
 Dios mío, Dios mío, 
¿por qué me has abandonado?,
¿por qué no vienes a salvarme?,
¿por qué no atiendes a mis lamentos?
2  Dios mío,
día y noche te llamo, y no respondes;
¡no hay descanso para mí!
3  Pero tú eres santo;
tú reinas, alabado por Israel.
4  Nuestros padres confiaron en ti;
confiaron, y tú los libertaste;
5  te pidieron ayuda, y les diste libertad;
confiaron en ti, y no los defraudaste.
Salmo 22
6  Pero yo no soy un hombre, sino un gusano;
¡soy el hazmerreír de la gente!
7  Los que me ven, se burlan de mí;
me hacen muecas, mueven la cabeza
8  y dicen:
«Éste confiaba en el Señor;
pues que el Señor lo libre.
Ya que tanto lo quiere, que lo salve.»
9  Y así es:
tú me hiciste nacer del vientre de mi madre;
en su pecho me hiciste descansar.
10  Desde antes que yo naciera,
fui puesto bajo tu cuidado;
desde el vientre de mi madre,
mi Dios eres tú.
11  No te alejes de mí,
pues estoy al borde de la angustia
y no tengo quien me ayude.
12  Mis enemigos me han rodeado como toros,
como bravos toros de Basán;
13  rugen como leones feroces,
abren la boca y se lanzan contra mí.
14  Soy como agua que se derrama;
mis huesos están dislocados.
Mi corazón es como cera
que se derrite dentro de mí.
15  Tengo la boca seca como una teja;
tengo la lengua pegada al paladar.
¡Me has hundido hasta el polvo de la muerte!
16  Como perros, una banda de malvados
me ha rodeado por completo;
me han desgarrado las manos y los pies.
17  ¡Puedo contarme los huesos!
Mis enemigos no me quitan la vista de encima;
18  se han repartido mi ropa entre sí,
y sobre ella echan suertes.

Los soldados romanos se jugaron las ropas de Jesus, a una partida al Alquerque.

El Alquerque, es un tablero que está formado por cuatro cuadrados que forman otro más grande, todos ellos con las diagonales y las mitades horizontal y vertical marcadas. Se usan 24 piezas, 12 de un color y 12 de otro.

Alquerque
Se empieza con las piezas puestas cómo indica la figura. Alternativamente, los jugadores mueven una de sus piezas a una posición vacía adyacente, unida por una recta. En lugar de mover, también podemos capturar (retirar piezas del oponente) mediante un salto corto sobre una pieza contraria. Las capturas se pueden encadenar, siempre con la misma pieza inicial. 
Gana quien captura todas las piezas del oponente o le impide moverlas.

El equipo de Recreación Medieval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-- Twitter universal website tag code -->