¿Sabias que Eva no fue la Primera Mujer de Adan? Descúbrelo aquí

¿Sabias que Eva no fue la Primera Mujer de Adan? 

Descúbrelo aquí

Lilith Primera Mujer de Adan

La literatura hebrea dice que Lilith fue la primera mujer de Adan. Estaba hecha de arcilla igual que él, con lo que se consideraba su igual. Hasta el punto de reclamarle a Adan, que estaba cansada de hacer el amor siempre debajo. 

“Fuimos creados iguales y debemos yacer en posiciones iguales”

Cansada que ni Adan ni Dios atendiera sus reivindicaciones, se marchó del paraíso.
Entonces Dios, le creo a Adan, una nueva mujer desde una costilla y por la tanto sumisa.

Desde entonces a Lilith se la ha considerado la Reina de los Súcubos (demonios femeninos)

Lilith Reina de los Súcubos
Esa condición diabólica de Lilith le ha llevado a ser también la Reina de los Vampiros. Lilith encarna a diferentes divinidades y monstruos femeninos presentes en la mitología clásica: Lamia, Empusa y las lamias, hijas de Hécate, diosa de la brujería; las estriges, también macabras visitantes nocturnas; las harpías, ayudantes de las erinias o furias; las moiras o parcas, las grayas y las gorgonas, siniestras ancianas habitantes de los infiernos.
Lilith solo es mencionada en un pasaje de la Biblia Isaias ( 34, 14 ) 

“Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilith y en él encontrará descanso” ( Esta traducción os costará encontrarla por internet pero es fidedigna )

No obstante nosotros no queremos quedarnos con esa imagen de Lilith.

Os dejamos esta otra versión…
Adán y Lilit nunca hallaron armonía juntos, pues cuando él deseaba yacer con ella, Lilit se sentía ofendida por la postura reclinada que él exigía. “¿Por qué he de yacer debajo de ti? —preguntaba—. Yo también fui hecha con polvo y por tanto, soy tu igual.” “Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilit pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y lo abandonó. 
Adán se quejó a Dios: “Mi compañera me ha abandonado”. Dios envió inmediatamente a los ángeles Senoy, Sansenoy y Semangelof para que buscaran a Lilith y la hicieran volver. La encontraron junto al mar Rojo, región que abundaba en demonios lascivos, con los cuales engendró lilim a razón de más de cien al día. “¡Regresa con Adán de inmediato —dijeron los ángeles— o te ahogaremos!” Lilith preguntó: “¿Cómo puedo regresar con Adán y vivir como una esposa honesta después de mi estancia en el mar Rojo?”. “¡Si te niegas morirás!”, replicaron ellos. “¿Cómo puedo morir si Dios me ha ordenado que me haga cargo de todos los recién nacidos: de los niños hasta el octavo día de vida, el de su circuncisión, y de las niñas hasta el vigésimo día? No obstante, si alguna vez veo vuestros tres nombres o vuestras efigies en un amuleto sobre un recién nacido, prometo perdonarle la vida. ” Los ángeles accedieron al trato, pero Dios castigó a Lilith haciendo que un centenar de sus hijos demoníacos perecieran cada día; y cuando ella no podía destruir la vida de un infante debido al amuleto angelical, se volvía en rencor contra los suyos propios.” 
El equipo de Recreación Medieval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-- Twitter universal website tag code -->