LA ORDEN DEL TEMPLE

Conozcamos su Historía

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, también conocida como Orden del Temple fue una de las órdenes militares cristianas de la Edad Media más poderosas pese a su relativamente corta duración (casi dos siglos).

Pese a sus inicios austeros, la Orden rápidamente creció en prosperidad y poder. El rey Balduino de Jerusalén les proporcionó nuevas estancias en suelo sobre el que se dice que estaba ubicado el templo de Salomón, lo que dio origen a la denominación Orden del Temple. Además de esto se visitaron cortes reales, se recogieron ingentes donaciones, se recibieron bulas papales que los dotaron de privilegios, a lo que hay que sumar los primeros 300 caballeros miembros reclutados en poco tiempo. Hacia 1170 ya contaban con encomiendas en multitud de países europeos (Castilla y Aragón, Portugal, Francia, Inglaterra, Sacro Imperio,…) y fortificaciones por todo el Mediterráneo y Tierra Santa.

En estas encomiendas no solo se reclutaban y entrenaban voluntarios, sino que se administraban localmente las cada vez más cuantiosas posesiones de la Orden. Esta acumulación de posesiones convirtió a los templarios en expertos banqueros y prestamistas

Hacia 1167 se redactaron los estatutos jerárquicos sobre la regla revisada, que regulaban la jerarquía de la orden, detallada relación de la vestimenta, vida conventual, militar y religiosa o deberes y privilegios de los hermanos templarios. La jerarquía consistía en un Gran Maestre, seguido de un Senescal, maestre lugarteniente o suplente, mariscal, y los comandantes o maestres de las provincias.

Además de miembros completos, era posible servir a la Orden como caballero por un “contrato temporal” o sin ser miembro en calidad de asalariado (levas y sargentos, y otros caballeros “invitados” por la Orden).

Cada hermano caballero tenía derecho a 3 caballos y a un escudero con el suyo propio, pero todos sus demás bienes pertenecían a la Orden.

La Orden del Temple

La Orden del Temple

 

El asesinato, la deserción, la herejía, los sobornos, la conspiración contra otros miembros, la revelación de secretos,…todo era penado con expulsión inmediata de la Orden. Otros delitos menores como desobediencia (romper filas sin que se de la orden) se pagaban con pérdida de posesiones y privilegios o calabozo temporal.

Además de esto, los templarios juraban luchar hasta la muerte y sin piedad al infiel, sin importar las circunstancias y no aceptar rescates si eran apresados por infieles. Esto les hacía temidos por sus adversarios, que ejecutaban sin vacilar a todo templario capturado en batalla.

Sus gestas militares casi suicidas no tardaron en hacerse famosas. En 1177, en la batalla de Montgisard, 80 templarios lideraron a otros 300 caballeros en una carga de caballería que humilló y derrotó al ejército de Saladino, numéricamente muy superior.

El siguiente Gran Maestre, Gerard de Ridefort participó en encarnizadas campañas contra el Sultán Saladino, con maniobras temerarias que llevaron a la derrota de los sedientos cruzados en el desierto en Hattin.

La derrota en los Cuernos de Hattin y la consecuente pérdida de Jerusalén en 1187, marcó el inicio del declive militar de la Orden, pero su fortuna continuó creciendo. El motivo de esta crisis se explica en la falta de reclutas dispuestos a morir por la fe, y la rivalidad existente con nuevas Órdenes religiosas.

El siglo XIII marcó una progresiva pérdida de territorios en Tierra Santa paralela a los avances de los turcos. En 1265 se perdía Cesarea y Arsuf, y en 1268 caía Antioquía. Se consiguió una tregua de diez años, pero solo supuso el retraso de la pérdida de Trípoli en 1289. La última ciudad en caer fue Acre en 1291, tras una resistencia numantina protagonizada por parte de los últimos templarios de Tierra Santa. Desde la fundación de la Orden, cerca de un total de 20.000 caballeros perdieron la vida en la defensa y mantenimiento de los territorios cruzados en Tierra Santa, que ahora se veía perdida para siempre.

No quedó más remedio que evacuar las bases de Sidon y Tortosa (Tartus) para reorganizarse en Chipre, desde donde se realizó alguna que otra fugaz incursión, pero en vano. Sin reclutas, sin Cruzadas, sin apoyos,… la Orden había perdido gran parte de su propósito militar y estaba decayendo en un gremio de banqueros y prestamistas.

Muchos rivales envidiosos del prestigio y riqueza de la Orden aprovecharon este momento de debilidad para culparles por la pérdida de Tierra Santa. La oportunidad no se presentó hasta que un caballero templario renegado de nombre Esquiu de Floyrian se presentó ante la corte del Rey de Francia con acusaciones específicas de blasfemia, idolatría y sodomía contra la Orden. Felipe el Justo, rey de Francia, viendo que ahora tenía un “casus belli” válido contra los templarios, informó al Papa en 1305.

El Papa convocó al Gran Maestre Charles de Molay y le sugirió que se fusionara con los hospitalarios y se convocara una nueva cruzada desde Armenia y Chipre. De Molay hizo oídos sordos, inconsciente del peligro en que se encontraba la Orden y no tomó ninguna medida.

El Rey de Francia entonces presionó los cargos. En 1307 dio orden de perseguir, arrestar y encarcelar a gran número de templarios en su reino y les sacó falsas confesiones de homosexualidad, adoración del diablo, blasfemias y corrupción. En Inglaterra, España, Chipre y Alemania la Orden fue encontrada inocente de todos los cargos, pero en Francia las persecuciones continuaron durante otros 4 años, y Jacques de Molay terminó siendo quemado vivo en una pira frente a la Catedral de Nôtre Dame. Gran parte de la riqueza y posesiones de los templarios fueron absorbidas por la Orden de San Juan en los demás países europeos, pero no fue coincidencia que de las reservas templarias en Francia no les llegó ni un solo penique a los hospitalarios. Por su parte, se crean las Órdenes de Montesa en Valencia y la Orden de Cristo en Portugal a partir de antiguas posesiones de la Orden del Temple.

FUENTES:

Osprey: Men at Arms 155: The Knights of Christ

Osprey: Warrior 091: Knight Templar 1120-1312

https://es.wikipedia.org/wiki/Caballeros_templarios

http://www.ordendeltemple.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-- Twitter universal website tag code -->