Favilia, el oso y Alfonso I de Asturias

Rey Favila

Terminaba el post anterior, El inicio de la Reconquista, Covadonga 722, con la entrada en escena de Gaudiosa dándole el descabello a las tropas de Alqama que huían de Covadonga tras enfrentarse a Don Pelayo.
Se puso así fin al episodio de Covadonga, dando pie al inicio del “Salus Hispaniae”, o lo que vendría a llamarse, la Reconquista. 

Tras este suceso, las incursiones musulmanas continuaron pero el núcleo cristiano siguió resistiendo y haciéndose fuerte en tierra astur, en buena medida debido a que los ejércitos musulmanes fijaron su objetivo en Francia.

En este clima de tensa calma,  las crónicas nos hablan de Don Pelayo y Gaudiosa como padres de dos hijos, Favila y ErmesindaFavila se casará con Froiliuba, y no tardará en suceder a Don Pelayo en el gobierno del incipiente Reino de Asturias

Algunas fuentes indican que Favila tuvo al menos una hija llamada Favincia, y que ésta casó con Luitfredo III duque de Suevenia engendrando el árbol genealógico de los reyes de Francia, por haber sido nieta de la hija de Froiliuba, la mujer de Carlomagno, Hildegarda, quien sería madre del emperador Ludovico Pio, y tronco también de la Casa de Austria.
Volviendo a suelo astur, las crónicas muy críticas con la figura de Favila, quien según éstas parecía estar más preocupado por la caza que por combatir al musulmán:

«por lo escaso de su tiempo, no hizo nada digno de la historia. A causa de una ligereza fue muerto por un oso en el segundo año de su reinado »
Crónica Sebastainense, siglo IX
Lo cuales comprensible atendiendo a lo que se esperaba de un Rey en aquellas circunstancias.

“nosotros (cronistas) describimos los trabajos y sudores del ejército de los reyes hispánicos para liberar a la Santa Iglesia, no convites y delicados manjares”

 Crónica Silense, siglo XII 

Poema Fernán González
En el Siglo XIII el “Poema de Fernán González” trataría la muerte de Favila de la siguiente manera:

Finó el rey Pelayo, Cristo le aya perdón
reignó su fijo Vavila, que fue muy mal varón:
quiso Dios que mandasse poco la su región,
ca visco rey un año e mas poca sazón.
Rodrígo Jimenez de Rada
El arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada (1170-1247), en su “Historia de los hechos de España”, terminada en 1243, escribe sobre el reinado de Favila:

“Éste, llevado por su insensatez, se dedicaba a la caza más de lo aconsejable, y cuando cierto día intentaba perseguir a un oso, pues había decidido hacer un combate singular con uno, fue muerto por éste de forma desgraciada”.

Así pues, lo que ha llegado hasta nuestros días sobre el Rey Favila no han sido sus cualidades o hazañas, sino su trágica muerte y la Iglesia de Santa Cruz en Cangas de Onís.


¡Espabila Favila, qué viene el oso!
Este dicho popular de nuestos días se fundamenta en la leyenda según la cual en la aldea de Llueves, próxima a Cangas de Onís, tuvo lugar la trágica muerte del Rey Favila a manos de un oso en el año 737.
En el lugar del regicidio una tosca inscripción recuerda la muerte del Rey Favila:

Lugar de la muerte de Favila
VN OSO MATÓ AL REY F. AÑO 737
Cuatro siglos después su historia será plasmada en piedra en los capiteles románicos del Monasterio de San Pedro de Villanueva erigido durante el reinado de Alfonso I (739-757)
Favila, Froiliuba y el oso, capiteles románicos de San Pedro de Villanueva
Monasterio de San Pedro de Villanueva
¿Fue la muerte de Favila a manos de un oso un hecho fortuito?
Favila es atacado por un oso

Algunas hipótesis relacionan la muerte de Favila, como una causa política. Los regicidios fueron una constante en la corte visigoda durante generaciones, promovidos por una poderosa clase nobiliaria contraria a un poder hederitario que menguaba su poder y capacidad de influencia.

Alfonso I de Asturias

Por otra parte, la desaparición de Favila benefició al futuro Alfonso I de Asturias, casado con la hija de Don Pelayo, e hijo del Duque Pedro de Cantabria, el noble más poderoso de la región, que tras la muerte de Favila le sucedió como Rey.

Sea como fuere, el difunto Rey Favila pasó a la historia con más pena que gloria y recibió sepultura en la Iglesia de la Santa Cruz de Cangas de Onís construida sobre un dolmen, que él mismo ordenadó erigir junto con su esposa, la reina Froiluba.

Iglesia de la Santa Cruz de Cangas de Onís


Fuente: La Reconquista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-- Twitter universal website tag code -->