Batallas de Albelda 851-859, la leyenda de Clavijo y el avance del Reino de Asturias

En esta entrada se tratará unos episodios de la historia de Asturias y de España muy poco tratados y analizados en la actualidad. Se los conoce como “batallas de Albelda” a dos enfrentamientos históricos
ocurridos en las proximidades de la localidad de Albelda de Iregua, en La Rioja, en el marco de las primeras etapas de la Reconquista cristiana
de la Península Ibérica.
Nota: los topónimos y entidades descritos corresponden con las entidades políticas y administrativas de este periodo y no deben ser interpretados desde la perspectiva de las actuales Comunidades Autónomas. 

1. PRIMERA CONTIENDA: DERROTA CRISTIANA, AÑO 851

  photo Map_Iberian_Peninsula_910-es.svg.png

Reino de Asturias, Reino de Pamplona, Dominio de los Banu Qasi  y Emirato de Córdoba hacia finales del siglo IX.

1.1 Justifacicón de la campaña gasco-asturiana

Hacia el 851 d.C. tropas “gasconas” con posibles elementos francos, bajaron
de los Pirineos para atacar a Musa ibn Musa, valí de Arnedo y líder de los poderosos Banu Qasi. 
Los Banu Qasi eran una familia noble muladí de origen visigodo que en ese momento estaban nominalmente bajo vasallaje del Emir de Córdoba Abderramán II, pero “de facto” ejercían su propio gobierno en la zona del Valle del Ebro, con una lealtad al Emirato más que discutible y marcada por esporáficas rebeliones contra el emir en la década de 840.
Hay varias hipótesis para justificar o poner motivo esta campaña gascona del año 851. Por un lado sería una represalia por una incursión musulmana previa al norte del Pirineo contra francos y gascones; dentro del contexto de una alianza que había entre los Banu Qasi y el Reino de Pamplona de García Íñigez contra la expansión de los francos, de los que eran vasallos los gascones. Esta alianza que se remontaba a un casamiento en segundas nupcias de Oneka (abuela de García Íñigez) con Musa Ibn Fortún (padre de Musa Ibn Musa); así como un segundo casamiento de Assona, hermana de García Íñigez con el propio Musa. Esto convierte a Musa en medio hermano de Íñigo Íñiguez, primer rey de la casa Arista de Pamplona.
Por otro lado es muy probable que el Condado de Gascuña (Vasconia Citerior) gobernado por Sancho II Sánchez mantuviera también una alianza formal con el Reino de Asturias de Ordoño I. Es de tener en cuenta que el pariente de Ordoño I, Alfonso II de Asturias, había estado aliado con
Velasco el Gascón. Y también que ambas entidades se asistiesen
mutuamente en tiempos de rebelión como parece indicar un documento
aragonés datado del 867.

1.2 Crónicas en conflicto

Según Ibn Hayyan, historiador andalusí, Musa derrotó a los gascones bajo las murallas de la localidad riojana de Albelda. Otro historiador musulmán medieval, Ibn al-Athir, indica que Musa
invadió territorio cristiano en el 851, y tuvo una gran victoria en
“Albaida”. El primer día de batalla Musa sufrió grandes pérdidas, y él mismo recibió 35 lanzazos en su armadura (según crónica de Ibn al-Athir). El segundo día Musa contraatacó y forzó a los gascones a retirarse.
La supuesta batalla finalizó con la victoria del ejército musulmán, lo que le
posibilitó a Musa consolidar el control de la práctica totalidad del territorio de la
actual Rioja, implicando el dominio de gran parte del Valle del Ebro hasta su desembocadura.
Paralelamente durante el año 851, el Rey Ordoño I de
Asturias (que solo llevaba un año de reinado) derrotó una revuelta de sus súbditos vascos, y tras esto marchó
con sus tropas a la otra orilla del Ebro y “con la ayuda de Dios” derrotó a los musulmanes (según
la crónica de Alfonso III).
¿Cómo son ambos sucesos posibles?¿estamos ante la misma batalla? ¿Fue una victoria musulmana o cristiana? 
 

1.3 Análisis y armonización de fuentes

La crónica de Alfonso III podría hacer referencia a la misma
campaña que la de los historiadores andalusíes Ibn Hayyan e Ibn
al-Athir, en la que Musa derrotó primero a los denominados “gascones”
en Albelda, pero o están fragmentadas o son parciales, y deberían valorarse en su conjunto.
Los términos vascón y gascón comparten origen etimológico, entendiendo por “gascones” a las tribus vasco-aquitanas que habitaban entre los Pirineos Occidentales y el Río Garoña (Condado de Gascuña). Fueron posiblemente los gascones los que en virtud de la mencionada alianza con el Reino de Asturias ayudaron previamente a Ordoño I a pacificar la revuelta de sus vecinos vascones al sur del Pirineo Atlántico. 
Hecho esto, los gascones realizarían en avanzadilla la campaña de castigo contra Musa en la que serían rechazados. Tras este revés las huestes
asturianas de Ordoño también cruzaron el Ebro, pero al contrario que sus aliados gascones sí parecen haber derrotado a Musa en una escaramuza en el
mismo sector. Sea de un modo u otro la importancia de esta pírrica victoria sería escasa, pues
Musa se hizo igualmente con el control de la región y los cristianos se replegaron seguramente a la orilla norte del Ebro.
 
Otro dato importante de los resultados de esta campaña es que en la crónica de Alfonso III se menciona que en algún periodo tras la batalla de Albelda en
851, Musa capturó a dos jefes “francos”: Sancho II Sánchez (conde vascón de Gascuña)  y Emenon (conde franco de Périgord y cuñado de Sancho), a los que puso
en prisión. No se sabe con certeza la fecha de estas capturas, pero sí
que Musa realizó en el 855-856 una expedición hacia la “Marca Hispánica” (territorio
franco limítrofe que corresponde a Huesca y Lérida), como
registraron Ibn al-Athir y otros autores. Es posible que Sancho y
Emenon fueran capturados en la propia Albelda en 851 o en una acción
posterior en el 852. De un modo u otro se sabe que el rey franco Carlos el Calvo pagó por ellos un
rescate.

2. SEGUNDA CONTIENDA: BATALLA DEL MONTE LATURCE Y RECONQUISTA DEFINITIVA, AÑO 859

 Este enfrentamiento es llamado tanto Segunda Batalla de Albelda como Batalla del Monte Laturce.

2.1 Antecedentes a la Segunda Batalla

El valí Musa ibn Musa, tras esta victoria fue nombrado por el nuevo Emir Muhammad I valí de Zaragoza, Tudela y de toda la Marca Superior
(territorio fronterizo musulmán que abarcaba el Valle del Ebro) en el
año 852. Al apoderarse también de Huesca en el 855 había reunido un territorio tan extenso que se hacía llamar Musa el Grande, “tercer rey de España“ (junto con los de Asturias y Córdoba). El área dominada abarcaba de Nájera a Calatayud, fijando la capital de esta gran “Taifa de facto” en
Zaragoza. 
Consolidado su poderío trató de proporcionarse una base militar, en una
zona estratégica
vía de comunicación entre las actuales Soria y Logroño mediante la
construcción de la nueva fortaleza en Albelda o Albaida, entre Clavijo y
los
montes de Viguera.
Según la crónica de Alfonso III, en ese momento García Íñigez de
Pamplona abandonó la alianza que tenía con la facción Banu Qasi contra los francos, para
aliarse con Ordoño I del Reino de Asturias y combinar fuerzas cristianas contra Musa.
En el año 854 la ciudad de Toledo, de mayoría cristiana se rebeló contra el emir Muhammad. Ordoño I y García Íñiguez prestaron apoyo con un contingente pero la fuerza combinada fue derrotada por las fuerzas del emir en la batalla de Guadalacete, tras sufrir estas una emboscada a orillas de dicho río. La ciudad no fue recuperada por el emirato con asistencia de Musa hasta 858, encarcelándose y ejecutando al obispo de Toledo Eugenio. Al año siguiente el emir recompensó a Musa con Toledo, nombrando este a su hijo Lubb ibn Musa valí de Toledo.
Otros sucesos fueron incursiones lideradas por Musa a Álava (855) para el propio Emirato, y por cuenta propia a Barcelona y Terrassa (856)
En el año 859 naves normandas entraron en el Ebro, lo remontaron por sus afluentes y desembarcaron fuerzas que saquearon Pamplona, capturando a García Íñiguez y cobrando un rescate de 70.000 dinares por él. Posiblemente Musa dio paso libre por su territorio a los normandos o les proporcionó indicaciones sobre como atacar la ciudad de Pamplona de su antiguo aliado y sobrino, ciudad que posiblemente intentó Musa atacar sin éxito previamente ese año.

2.2 Victoria cristiana en Monte Laturce 

Laderas del Monte Laturce en la actualidad (Wikimedia)

Era hora de reparar viejos errores y agravios, Ordoño I de Asturias, con apoyo de los navarros de García Íñiguez debía devolver el golpe al altanero reyezuelo del Ebro. Ordoño atacó a Musa en 859 en el mismo sector que en el 851, cruzando el Ebro, derrotándolo y tomando con
éxito la posiblemente todavía inacabada fortaleza de Albelda.
En la crónica de Alfonso III se menciona sin concretar fechas que
Ordoño marchó contra Musa mientras el último estaba erigiendo una
fortificación en Albelda. Mientras las fuerzas del Rey de Asturias
rodeaban la fortaleza, Musa acampó sobre la cercana elevación del monte
Laturce, con la esperanza de forzar al asturiano a cesar el asedio. Ordoño entonces dividió sus huestes, dejando la mitad asediando la fortaleza, y la otra mitad para hacer frente al valí Musa.
En batalla en terreno inclinado, las huestes musulmanas de los Banu Qasi fueron derrotadas
y forzados a retirarse, quedando Musa gravemente herido y eludiendo por
poco su captura, mientras que su yerno vasco García (no confundir con
García Íñiguez) fue muerto.
Los cristianos contaron 12.000 musulmanes entre los muertos (aunque
es posible que estas cifras fueran amplificadas por los cronistas de la
época), y lo más sorprendente es que se recuperó un tesoro que Carlos el
Calvo, rey de Francia Occidental había tributado al valí Musa
(posiblemente como rescate de los dos nobles capturados años
antes).
Después de este éxito Ordoño concentró a todos sus hombres en capturar la fortaleza, que tomaron tras 7 días de asedio. Sus defensores musulmanes fueron ejecutados y sus murallas demolidas para evitar que pudiera reutilizarse.

2.3 Consecuencias

Los efectos de la batalla fueron importantes a nivel regional pues la
Chronica Prophetica riojana (escrita en el 882) contiene una lista de
los reyes de Asturias con algunas anotaciones sobre ellos. Bajo el nombre de Ordoño I también se menciona “Ipse allisit Albaida” (este destruyó Albeda).

La Chronica Albeldensis posiblemente escrita en la Rioja por un testigo de lo ocurrido indica que Ordoño entró en Albelda tras un
sangriento asedio, aniquilando al ejército musulmán. También menciona
que Musa fue herido por una flecha pero que un amigo suyo le proporcionó
un caballo para escapar.

Tras la derrota musulmana en esta batalla, en el año 860 Ordoño I de
Asturias ordenó al primer conde de Castilla, Rodrigo, la reconstrucción y
repoblación de Amaya, ciudad cántabra en la actual provincia de Burgos,
intensificando de esa manera el fenómeno repoblador en el alto Ebro y
los territorios ubicados en la margen izquierda del Duero.

 
En 860 Muhammad invadió la región de Navarra arruinando y devastando todo el territorio, haciéndose dueño de varios castillos y capturando a Fortún, hijo de García Íñiguez, que permaneció en Córdoba como rehén por 22 años. Por su parte Ibn al-Athir menciona que “el gobernador musulmán de Tarazona invadió territorio del Reino de Pamplona, capturando un castillo y
tomando a sus defensores prisioneros, el día siguiente fue derrotado en
batalla y muchos mártires musulmanes perdieron la vida”.
Tras la derrota de los Banu Qasi en Albelda, Musa tuvo que
someterse al vasallaje total del Emir de Córdoba, renunciar a su título de valí de Zaragoza y de la Marca Norte. Participó en una nueva expedición contra Barcelona en 861, solo como un súbdito más y siendo una sombra de lo que había sido. Finalmente muere en Tudela en 862, por las heridas recibidas en una pelea con
su yerno Izraq, gobernador de Guadalajara. Dejó cuatro hijos, Lubb (Lope), Fortún, Mutarrif e Ismail, y una hija, Auria (Oria).
Tras una nueva rebelión de los hijos de Musa contra Córdoba, los
Omeyas prestaron su apoyo a linajes árabes rivales de los Banu Qasi,
como los Tuyibíes, que en el primer cuarto del siglo X se consolidaron en el Valle del Ebro ocupando el vacío político que dejaron los Banu Qasi.

3. MEZCLA FICTICIA DE LAS DOS BATALLAS EN LA BATALLA DE CLAVIJO


Estas dos contiendas fueron combinadas por la ficción popular en una
única ficticia llamada Batalla de Clavijo, cercana en lugar a la real. La Batalla de Clavijo fue una victoria atribuida a Ramiro I de Asturias y no a su antecesor Ordoño I. En dicha batalla se
apareció el apostol Santiago que ayudó a los cristianos (inferiores en
número) a vencer a los “moros”. Esta batalla toma elementos de la
victoria de Laturce y llevaba asignada la falsa fecha de 834.
Pese a que el culto a Santiago está repleto de semejantes leyendas de apariciones milagrosas, la circulación de las mismas constituía un fuerte icono de devoción en la resistencia cristiana contra la progresiva islamización musulmana de la Península Ibérica.

4. FUENTES

  • http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Albelda_%28851%29
  • http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Monte_Laturce
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Musa_ibn_Musa 
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Sancho_II_S%C3%A1nchez_of_Gascony
  • http://www.enciclopedianavarra.com/navarra/banu-qasi/2848/1/
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Banu_Qasi 
  • http://www.biografiasyvidas.com/biografia/q/qasi_banu.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *