La muerte de ‘Dos Pelos’

Sebastián Fernández de Leceta Alias “Dos Pelos” fue el responsable de organizar el primer grupo de resistencia contra los franceses en 1809 en la zona del País Vasco y Navarra, que actuaron como parte de los efectivos del grupo del líder guerrillero Francisco Espoz y Mina, de quien Fernández de Leceta acabó siendo hombre de confianza.

En la época de la Guerra de Independencia, Vitoria era un fortín inexpugnable pero cada vez que salía una patrulla, un correo, incluso un convoy, el temor a un ataque de los guerrilleros obligaba a reforzar las operaciones del ejército francés con más y más escolta. Longa y Fernández de Leceta contaban con numerosos confidentes para controlar el movimiento de los más de 6.000 soldados acuartelados y los que iban y venían hacia Francia. Ambos guerrilleros extendieron parte de su reputación mediante pequeños golpes en los pueblos y en el camino real que el ejército napoleónico mantenía abierto a base de pequeñas fortificaciones.

Fue precisamente ‘Dos pelos’ quien se enteró de que el 24 de mayo el general Massena saldría de Vitoria en dirección a Francia con más de mil prisioneros ingleses capturados en los combates de Portugal. Había otros antecedentes exitosos como el ataque de Longa en Armiñón, o cuando Longa y Salcedo sorprendieron a un convoy que llevaba a Francia 2.500 españoles apresados en la batalla de Ocaña (1809).

Sería el 10 de agosto. Sabían que era el lugar perfecto para una emboscada y ‘Dos pelos’, mano derecha de Espoz y Mina y el cerebro que elucubró el plan, se lo hizo saber a su jefe. La táctica utilizada fue perfecta. Cerca de 3.000 guerrilleros alaveses y navarros (4.500 según otras fuentes) ocultos entre la maleza y los robles de ambos lados del camino real a Francia, en el puerto de Arlabán, esperaron desde las 4 de la madrugada a las 8.00 horas del 25 de mayo de 1811 a recibir la orden de ataque por parte del gran guerrillero Espoz y Mina. Cuando la parte central del convoy, compuesto por 150 carruajes, 1050 prisioneros y una escolta de 1.600 soldados franceses, se encontraba en medio de la leve ascensión, sonó el disparo de aviso. Una sola descarga de fusilería y ataque a la bayoneta calada. La sorpresa de los militares napoleónicos, a pesar de su veteranía, fue mayúscula. Siete horas después de un combate feroz acabó convertida en una leyenda que, gracias a los prisioneros ingleses, dio la vuelta al mundo.

Un estudio de José María Espinosa de los Monteros nos relata uno de los aspectos más desconocidos, su muerte a manos de los realistas cuando dirigía una partida como coronel que defendía la Constitución de Cádiz durante el Trieno liberal (1820-1823).

La situación era la siguiente: ‘Dos Pelos’ con un grupo de 126 hombres se había rendido en Estella a los realistas –partidarios de Fernando VII y contrarios a la Constitución de Cádiz–. Los hombres de ‘Dos Pelos’ habían matado a 14 realistas en Muniain y Salinas de Oro el 14 de julio de 1822. Los últimos fueron otros tres realistas en Iratxe. Sus enemigos querían venganza y enseguida la obtuvieron.

Los prisioneros liberales fueron entregados a la columna de Fernando Zabala que se sentía perseguida por las tropas del general Espinosa de los Monteros.

A la altura del pueblo de Iturmendi , cerca de Etxarri-Aranaz, la columna se detuvo. Estaban en el llano de Ibarbeltzgogaña, un paraje de gran belleza de robles y castaños y una leve corriente de agua. Los soldados de Fernández de Leceta daban muestras de fatiga. No estaban en condiciones de seguir la marcha. Así que concentraron a los 126. Zabala mandó levantarse a los suyos mientras que los prisioneros quedaron sentados en un grupo compacto. Zabala mandó apuntar y abrir fuego. La descarga de varios cientos de fusiles a la vez dejó heridos o muertos a muchos de los 126, entre ellos al coronel ‘Dos Pelos’. En el recuento final hubo 105 fallecidos. Algunos pudieron escapar tras la primera descarga.

‘Dos Pelos’ puede considerarse así otra víctima, –él también fue verdugo– de las luchas fratricidas de los españoles durante el siglo XIX. En 1808 todos en la misma trinchera, pero 14 años después, enfrentados por la ideología; conservadores o realistas; y liberales o constitucionalistas. Un siglo entero de muerte y venganza.

Fuentes de este post:

http://www.elcorreo.com/bicentenario-batalla-vitoria/noticias/leceta-longa-espoz-mina-201305032311.html

http://www.elcorreo.com/alava/araba/terrible-muerte-pelos-20170718021045-nt.html

http://documentanavarra.blogspot.com.es/2013/08/balas-que-mataron-sebastina-fernandez.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *