La Caballería: Su código y sus Orígenes

1. INTRODUCCIÓN

La caballería o el código de caballería es un código de
conducta desarrollado entre 1170 y 1220. El código de la caballería que se desarrolló en la Europa
Medieval tiene sus raíces en los siglos anteriores. Las primeras nociones se aprecian en los equites y catafractos del tardío Imperio
Romano, o en la de los jinetes carolingios. Viene de la idealización de los jinetes de caballería (incluyendo valor,
entrenamiento, servicio), aunque con el tiempo se ha generalizado a virtudes
morales y sociales. A finales de la Edad Media era un sistema bien definido y
elaborado que combinaba gestas guerreras, devoción religiosa, y normas de
cortesía y educación. Estos elementos aportaban una noción de nobleza y honor
propias de los caballeros, dotándolos de un propósito concreto de servicio y
dedicación dentro de la baja nobleza.

2. LOS DIEZ MANDAMIENTOS “ROMÁNTICOS” DE LA CABALLERÍA

1.
Deberás creer todo lo que la Iglesia enseña y
deberás seguir todas sus direcciones.
2.
Deberás defender a la Iglesia.
3.
Deberás respetar toda debilidad, y constituirte
como defensor de los débiles.
4.
Amarás el país en el que naciste.
5.
No huirás ante el enemigo.
6.
Harás guerra al infiel sin pausa ni cuartel.
7.
Desempeñarás escrupulosamente tus deberes
feudales , y no contraponerte a las leyes de Dios.
8.
Nunca mentirás, y te mantendrás siempre fiel a
tu palabra.
9.
Serás generoso, y donarás al necesitado.
10.
Serás siempre y en todo lugar el campeón de los
Justos y Buenos contra la Injusticia y la Maldad.

 

Aunque a menudo se aceptan estas premisas como los
estándares y normas empleados por los caballeros medievales, en realidad este
código fue creado por Leon Gautier en 1883 bajo la influencia del romanticismo,
mucho después de que los caballeros desaparecieran en su modelo más
tradicional. La caballería como código en un sentido puramente histórico es un
término mucho más subjetivo, estas leyes seguramente habrían sido vistas como
un buen código para un hombre del clero, pero muchos tendrán otras ideas y
opiniones sobre qué era realmente la caballería.
A continuación estudiaremos en donde tienen su orígen.

3. EUROPA ANTES DE 1170: EL “HABITUS” NOBLE

Hacia el 1100, antes de que existiera la caballería
“codificada” había un tratado llamado “Preudomme” que aglutinaba un conjunto de
“prácticas” de conducta referidas como “El Habitus Noble”, un estado del arte de
aquellas expectativas de conducta generadas por todas las sociedades y
clases. Existen discrepancias sobre a cuanto se remonta aunque ya hay precedentes
tan antiguos como los trabajos de Aristóteles.
Este “habitus” precaballeresco  incluye los siguientes puntos:

1.
Lealtad: Una herramienta práctica en la nobleza
guerrera. La importancia de la reputación en virtud de la lealtad se aprecia en
la biografía de William Marshal, primer conde de Pembroke (1146-1219).

2.      
Paciencia: El autocontrol hacia otros guerreros,
y en las cortes de sus señores  está
reflejado en el Conventum publicado
por Hugh de Lusignan en la década de los años 1020. Para la segunda mitad del
siglo XII, mucho antes que de que hubiera ningún código de caballería ya
existía una nobleza basada en la piedad y la paciencia.

3.
Robustez:
Junto con las dos anteriores, otra de las denominadas virtudes militares del Preudomme.
Según Felipe de Navarra, un noble maduro debería tener robustez como parte de
sus virtudes morales. Geoffrey de Charny también recalcó la
respetabilidad masculina de la robustez bajo el sentimiento religioso como
parte del Contemptus Mundi, una
visión mística del mundo y opuesta a los placeres banales.

4.      
Generosidad:
Según Alano de Lille la generosidad no es simplemente donar lo que uno tiene,
sino también saber renunciar a los regalos y a la codicia, y mostrar
impasibilidad ante los sobornos.

5.
La
ética davidiana:
la cualidad más fuerte del Preudomme, derivada de la
tradición bíblica. Originalmente era un conjunto de expectativas de buena
gestión y mandato articuladas por la Iglesia en el Reino Franco, que ponía la
protección de los débiles y desamparados en manos de la autoridad legítima (en
particular de la Iglesia), respeto para las viudas y huérfanos, y oposición a
los crueles e injustos. En resumen, la benevolencia de los fuertes hacia los
débiles.

6.
Honor:
El honor se adquiría viviendo bajo los estándares del Preudomme y
persiguiendo las virtudes arriba descritas. La pérdida del honor es una
humillación del estatus del hombre peor que la muerte. Bertrán de Born dijo que
era mejor poseer una parcela con honor que poseer un imperio con deshonor.

 

Este código de caballería tal y como se conoce en la Baja Edad Media, fue el que se desarrolló entre 1170
y 1220.

 

Postal de San Martin Caballero donde se le representa cortando la mitad de su capa para abrigar a un mendigo

 

4.ORÍGENES EN EL MODO DE VIDA MILITAR

La caballería codificada se desarrolló en el Norte de Francia desde
medidados del siglo XII, pero adoptó su estructura en un contexto globalmente
europeo. Nuevas castas sociales, nuevas técnicas militares, nuevos tópicos
literios,… fueron sumándose a un nuevo personaje conocido como “caballero”, y su
modo de vida, denominado “caballería”. Los ideales caballerescos se basan en
aquellos de la clase guerrera de la Alta Edad Media. El ejercicio marcial y las
virtudes militares permanecen como una parte inherente e indivisible de la
caballería hasta el final del periodo medieval. Las primeras tecnologías de la
guerra moderna terminaron por relegar la caballería en lo militar a los duelos
y los torneos. La justa persistió hasta comienzos del siglo XVII, dando la
oportunidad casi exclusiva de mostrar la pericia militar de manera caballerosa
durante el Renacimiento. Era un periodo en que el auge de los nuevos ejércitos profesionales dificultaba a los caballeros con título de protagonizar vocacionalmente gesta alguna en campos de batalla.
Las habilidades marciales del caballero encontraron también
salida en la práctica de la caza, teniendo cada vez un papel más importante en
la Baja Edad Media.
La aparición de la heráldica primitiva (y sus elaboradas
reglas) a finales del siglo XII tienen sus orígenes en el aspecto más militar
de la caballería (la capacidad de poder ser reconocido en el campo de batalla).
Justa entre caballeros por el pintor impresionista Edward Degas

5. LA CABALLERÍA Y LA CRISTIANDAD

La caballeria como una vocación Cristiana combina las
virtudes germanas con la tradición del antiguo testamento. La relación entre la
caballería y la Iglesia tenía un doble sentido: Por un lado los caballeros se
comprometían a proteger y honrar a los miembros más débiles de la sociedad y a
ayudar a la Iglesia a mantener la paz y el orden (“Paz y Tregua de Dios”), a
cambio la Iglesia se volvió más tolerante hacia la defensa de la fe por la vía
de las armas, adoptando las teorías de la “guerra justa” que llevaron a Las Cruzadas.
En este contexto, podemos decir que ideológicamente los cruzados toman
prestadas muchas ideas éticas de la caballería primitiva, sin embargo la
caballería en sí misma es un conjunto de actividades marciales y valores
aristocráticos que no guarda necesariamente conexión  directa con Las Cruzadas.
San Jorge se enfrenta al dragón, pintura de Gustave Moreau, 1889/1890  

6. LITERATURA

A nivel literario, el tratado marcial De Re Militari del autor tradorromano Flavio Vegecio Renato
fue todo un referente de prácticas militares que fue intensamente estudiado,
aprovechado y adaptado entre los siglos IX y XVI, hasta que la introducción de
armas con pólvora lo dejó obsoleto. Otros autores como Honore
Bonet con su tratado “L’arbes des
batailles”
del siglo XIV ya trataron las leyes y morales de la guerra.
Precursor equiparable a los Convenios de Ginebra del siglo XX. En el siglo XV
Christine de Pizan recopiló los anteriores tratados en el Livre des faits
d’armes et de chevalerie
.
Paralelamente, y con la invención de la imprenta, los estándares de la caballería empezaron a ser
también accesibles a la burguesía mercantil gracias a la publicación de
“Libros de Cortesía” de la mano de autores italianos y alemanes en el siglo XIII.
Estos libros trataban prácticas de conducta, etiqueta y moral especialmente
para su aplicación en las cortes de las monarquías europeas.
A la hora de estudiar la literatura medieval  sobre la caballería, se aprecian tres géneros
solapados.

1.
Obligaciones para con los compatriotas y otros
cristianos
. Estos contienen virtudes como el valor, la piedad, justicia,
protección del débil y el pobre, y el vasallaje hacia el señor.

2.
Deberes hacia Dios. Estos tratan sobre la fidelidad
a Dios, la protección de los inocentes, lealtad a la Iglesia, ser el campeón
del bien sobre el mal, ser generoso y anteponer la voluntad de Dios al
vasallaje al señor feudal.

3.      
Deberes para con las mujeres. Es posiblemente el
aspecto más conocido de la caballería. Estos tratan sobre “el amor en la corte”,
la idea de que el caballero debe servir a su dama, y después de esta a todas
las demás.

 

Tres ejemplos de estos géneros a continuación:

1.
Caballería guerrera, en el que muestra el deber
para con su señor: representadas por el caballero artúrico Sir Gawain.

2.
Caballería religiosa, en la que el caballero
debe proteger al inocente y servir a Dios: Sir Galahad y Sir Percival en “Las
Leyendas del Grial”

3.
Romance en la corte, donde un caballero debe
servir a su propia dama, y tras esta a todas las demás: Sir Lancelot (Lanzarote)
en su amor por la reina Guinevere (Ginebra) o Tristán e Isolda.

6. EL OCASO DE LA CABALLERÍACABALLERÍA

La caballería fue muy dinámica, y fue transformada y
adaptada según las necesidades de cada tiempo y situación, lo que precipitó su
declive.
Algunos historiadores apuntan que fue el conflicto civil de
La Guerra de las Rosas en Inglaterra lo que puso inicio al declive de la caballería, ya que
fue un hecho dramático que dividió a la ya fragmentada caballería inglesa.
Durante la era Tudor, todavía había caballeros que luchaban
por el honor y el bien hacia los necesitados, mientras que muchos otros se limitaban
a vivir del ocio y las rentas. Cada vez menos caballeros de título participaban
en las guerras en un momento donde los ejércitos se estaban haciendo totalmente
a partir de soldados profesionales.

7. REINVENCIÓN Y MANIFESTACIONES MODERNAS

 El código de conducta de los oficiales de los ejércitos
desde el siglo XVII se puede remontar a los códigos de caballería medievales,
así como en cierta medida en las reglas de las Órdenes Militares que pasaron a tener un
carácter meramente honorífico.
El declive del Imperio Otomano, el auge de los nacionalismos
del siglo XIX y la separación Iglesia-Estado llevó a una especie de “secularización”
de la caballería. Ya no se trataba de combatir al infiel y ser un paladín de la fe, sino más bien la
defensa de la patria del enemigo extranjero.
Por otro lado, no debemos desestimar otros factores sociales. La adopción de los valores y etiqueta aristocráticos
por parte de la alta y baja burguesía; así como la aparición del sufragismo femenino,
contrario a la idea de “damisela en apuros” terminó de dejar obsoletos y
anticuados muchos de los valores sociales que caracterizaban a la caballería.

8. CRITICISMO A LA CABALLERIA

Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha (1605) ataca a la
literatura caballeresca tachándola de históricamente imprecisa y por
consiguiente muy dañina (este era precisamente el propósito original de la
novela que terminó en convertirse en todo un referente de la literatura
española). Pese a que se manifestó de acuerdo con algunos principios y guías de
conducta, tildó de anticuadas “la obediencia ciega” y el seguimiento a rajatabla de todo dogma.

9. FUENTES Y REFERENCIAS

 

 

The Birth of Nobility: Constructing Aristocracy in England
and France, 900-1300