Batalla de Tannenberg (1410): Ocaso de los Caballeros Teutónicos

Batalla de Tannenberg (1410): Ocaso de los Caballeros Teutónicos

1. INTRODUCCIÓN

La Batalla de Grünwald, llamada también Batalla
de Zalgiris por los lituanos, o Batalla de Tannenberg por los alemanes, tuvo
lugar el 15 de julio de 1410.
Esta batalla fue el choque decisivo de una guerra que tuvo
lugar entre 1409 y 1411 entre polacos y lituanos por un lado, y los caballeros
teutónicos por el otro, terminando con la derrota de estos últimos. La Orden
nunca recuperó su influencia anterior, y sobrevivió los siguientes siglos siendo una sombra del poder militar, político y económico que llegó a acumular.
Además de esto, la batalla es uno de los acontecimientos más
importantes de la historia de Polonia y se considera una de las grandes batallas
de la época medieval, con unas 12.000 bajas. Sólo las batallas de Towtowon
(1461) y Navas de Tolosa (1212) superan con bastante certeza las estadísticas tanto en número de combatientes como de víctimas
en todo el periodo medieval.

2. CONTEXTO HISTORICO 

 Tras las Cruzadas Bálticas contra los paganos
prusianos y lituanos durante el siglo XIII, los caballeros teutónicos
consolidaron sus territorios recibidos en Prusia y el ducado de Masovia. Tal es
así que la influencia germánica del territorio se prolongó durante 600 años, el
estado monacal germano en la costa del Báltico alcanza su cénit.
El 14 de agosto de 1385, las coronas de Polonia y
Lituania se unificaron mediante la Unión de Kreva. Jaguelón (Jogaila en lituano), gran
duque de Lituania, aceptó ser bautizado como Vladislao (Wladislaw en polaco) y
casarse con la monarca (no existía el título de reina) de Polonia, Eduvigis,
convirtiéndose en rey de Polonia con el nombre de Vladislao II de Polonia. El
objetivo de la unión era reforzar ambos reinos frente al expansionismo teutón.
La conversión de Jaguelón al cristianismo dejó a
los caballeros teutónicos (al menos en teoría) sin justificación para llamar a
nuevas cruzadas en el este con la excusa de combatir a los paganos, pudiendo
decirse que la Orden perdió su razón de ser. Sin embargo, esto no impidió a los
caballeros invadir en Samogitia al nuevo Estado cristiano en 1398, aprovechándose de la
inferioridad militar de los polacos y lituanos, que tuvieron que resignarse
mientras esperaban a ser capaces de reconquistar lo perdido.
Territorios de la Orden Teutónica hasta 1410
Territorio del estado monástico de la Orden Teutónica hasta 1410. Wikimedia

3. ACCIONES PREVIAS

La Orden Teutónica y el reino de Polonia habían
firmado en 1404 una paz perpetua, pero la región de Samogitia se rebeló contra los caballeros teutones en 1409. El rey de Polonia y
gran duque de Lituania consiguió en julio de ese año que la asamblea de nobles
polacos se comprometiera a defender Lituania en el caso de que fuera atacada
por los teutones. Esa fue la excusa que Ulrich von Jungingen, gran maestre de
la Orden Teutónica, usó para declararle la guerra el 14 de agosto de 1409. Los teutónicos
invadieron entonces la Polonia Mayor y Kujawy, pero fueron rechazados por los
polacos, que en su contraataque reconquistaron Bromberg (actualmente Bydgoszcz), lo que
llevó a las partes a acordar un armisticio que duraría hasta el 24 de junio de
1410. Lituanos y polacos aprovecharon este margen de tiempo para prepararse,
llamando a las levas y organizando el ejército, a expulsar a los teutones.
Los caballeros teutónicos sabían de los preparativos
polaco-lituanos y esperaban un ataque en dos direcciones: uno del ejército polaco
avanzando hacia Danzig (Gdansk) y otro lituano para recuperar Samogitia. Para
contrarrestar la amenaza, Ulrich von Jungingen concentró parte de sus tropas en
Schwetz (Świecie) y dejó gran parte de su ejército en los castillos orientales
de Ragnit y Rhein (actualmente Ragainė y Ryn, respectivamente) cerca de Lötzen
(Giżycko), y Memel (Klaipėda). Mientras, polacos y lituanos enmascaraban sus
intenciones organizando incursiones profundas en territorio enemigo. La
petición de Ulrich von Jungingen para ampliar el cese de hostilidades hasta el 4
de julio (lo que hubiera dado tiempo a más mercenarios de Europa oriental a
acudir en su ayuda) fue rechazada por sus oponentes, ya que estos ya habían tenido
tiempo para reunir sus fuerzas.
El 30 de junio de 1410, las tropas de las regiones de la Gran Polonia
y de la Polonia Menor cruzaron el Vístula sobre un puente de pontones y se
reunieron con las del Ducado de Masovia y del Gran Ducado de Lituania. El 2 de
julio Vladislao recibió los refuerzos lituanos de su aliado y primo Vitautas el Grande,
al que había cedido el poder en Lituania tras ser nombrado rey de Polonia. Una
semana después, ambos invadían el territorio teutónico con dirección a la
capital del mismo, Mariemburgo (Malbork), cogiendo a los caballeros teutónicos por sorpresa.
Invasión polacolituana de los territorios de la
Orden en Prusia. Wikimedia.
Ulrich von Jungingen retiró entonces a sus menos numerosas tropas
del área de Schwetz (Świecie) para organizar una línea de defensa en el río
Drewenz (Drwęca), cuyos vados cubrió con empalizadas, reforzando además las guarniciones de los
castillos próximos. 
Ante este bloqueo de las zonas vadeables del río, Vladislao decidió
rodear al enemigo por el este, y continuó su marcha en dirección a Mariemburgo
a través de Soldau (Działdowo) y Neidenburg. Ambos asentamientos resultaron gravemente
dañados, y Gilgenburg fue saqueada y ardió hasta los cimientos, generando una
oleada de refugiados. El 13 de julio sus respectivos castillos fueron tomados, abriéndose
la ruta alternativa a Mariemburgo por el este.
Ejército polaco-lituano. Osprey: Campaign:Tannenberg 1410, disaster of the teutonic knights
 
El comandante de los caballeros teutónicos, el
propio maestre Ulrich von Jungingen, abandonó sus posiciones en el río Drewenz y se puso en persecución para interceptar al polaco, alcanzándole el 15 de julio, cerca
de la localidad de Tannenberg.
Ejército teutónico marcha hacia Grünwald. V. Praporschik (militar.org.ua)

4.FUERZAS COMBATIENTES

Ejército polaco-lituano: el flanco izquierdo
formado por los polacos estaba al mando de Vladislao y estaba compuesto
fundamentalmente por caballería. El flanco derecho, el del ejército del gran
duque, estaba a las órdenes de Vitautas el Grande y compuesto por caballería
ligera, formada por banderas de casi todo el Gran Ducado, escaramuzadores
tártaros lituanos al mando de Jalal ad-Din khan, y caballería ligera moldava
enviada por Alexandru cel Bun y voluntarios serbios.
Ejército teutónico: fundamentalmente caballería
pesada e infantería. Iban a recibir ayuda de tropas de la Europa Occidental
(llamados los “invitados de la Orden”) que todavía estaban en camino, y de
otros caballeros que habían sido convocados por una bula papal.
Es difícil saber el numero exacto de soldados implicados. Muchas fuentes de ambos bandos han distorsionado las cifras por
motivos propagandísticos. En una de las crónicas prusianas se menciona que
“las fuerzas del rey polaco eran tan numerosas que no hay número tan grande en
el lenguaje humano”. Una de las crónicas anónimas de la ciudad hanseática de
Lübeck menciona que los soldados de Vladislao eran 1.700.000 y los de Vitautas
2.700.000 (entre los que habría un gran número de rutenios -como eran conocidos
los actuales bielorrusos y ucranianos-) además de 1.500.000 tártaros. Según
Enguerrand de Monstrelet, los caballeros desplegaron 300.000 hombres, mientras
que sus enemigos al mando de los reyes de “Lituania, Polonia y Sarmacia”
desplegaron 600.000. Andrés de Regensburg estima en 1.200.000 hombres de armas
el número de polaco-lituanos.
Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los
cronistas medievales eran notorios por su tendencia a exagerar hiperbólicamente
las cifras y que con la logística de la época era imposible mantener en campaña
ejércitos de semejante tamaño. La única conclusión válida que se puede extraer
de las mismas es que el ejército polaco-lituano superaraba holgadamente en número
al teutónico.
Fuentes actuales estiman un ejercito de 16.000
caballeros teutónicos contra 18.000 polacos y 8.000 lituanos. Independientemente de dichas estimaciones, la
mayor parte de los historiadores modernos tienen en consideración únicamente
las unidades de caballería. Además de los 16.000 caballeros la Orden Teutónica
desplegó unos 9.000 infantes, arqueros y ballesteros. Ambos ejércitos disponían
también de grandes campamentos militares, tabores (vagones tirados por caballos
para formar círculos de carros) y otras unidades auxiliares o de bagaje que suponían sobre un 10% de
su fuerza total.
Ambos ejércitos se componían de “banderas”. Cada
bandera de caballería pesada estaba compuesta de unos 240 caballeros montados,
más sus escuderos y demás asistentes. Cada bandera tenía su propio estandarte y
luchaba independientemente. Las banderas lituanas eran normalmente algo más
débiles y estaban compuestas de aproximadamente 180 soldados de caballería
ligera. Se desconoce la exacta estructura de las unidades a pie, como piqueros,
arqueros, ballesteros, y artillería.
El ejército de los caballeros teutones constaba
de 51 banderas. Razin, citando estimaciones alemanas, considera que el ejército
de la Orden estaba formado por 11.000 hombres, incluyendo unos 4.000
caballeros, algo menos de 3.000 escuderos y unos 4.000 ballesteros. El ejército
teutónico estaba equipado con bombardas que podían disparar proyectiles de piedra
o de plomo.
Según Razin, el ejército polaco-lituano dispondría de
unos 16.000-17.000 hombres, incluyendo unos 3.000 tártaros. Había un total de
91 banderas aliadas, 50 polacas y 41 lituanas, incluyendo algunas de
territorios rusos y rutenos controlados por Polonia y Lituania, así como
banderas de territorios independientes que se unieron a la alianza (como la
bandera de Novgorod).

5.COMANDANTES

El jefe supremo de las fuerzas polaco-lituanas era el rey de Polonia, Vladislao
II. Las unidades polacas estaban bajo el mando del mariscal del reino Zbigniew
de Brzezie y las lituanas a las órdenes del gran duque de Lituania Vitautas el
Grande. Las fuerzas teutónicas estaban bajo el mando directo del gran maestre
de la ordern Ulrich von Jungingen.

6. DESARROLLO DE LA BATALLA

A primera hora del 15 de julio de 1410 ambos ejércitos llegaron a los campos
cerca de los pueblos de Grünwald, Tannenberg (Stębark) y Ludwigsdorf (Łodwigowo) y
formaron uno frente a otro. Los teutónicos tenían Grünwald a su retaguardia y formaron entre Tannenberg y Ludwigsdorf, mientras que los polacos y sus aliados formaron ante ellos dejando a su espalda la aldea de Faulen (Ulnowo).

Ambos bandos se dispusieron para la batalla al amanecer. Debido a que los
caballeros teutónicos estaban en inferioridad numérica, éstos habían levantado defensas
frente a sus líneas. Los polacos no eran partidarios de atacar semejante
posición fortificada y, debido a ello, ninguno de los ejércitos se decidía a
dar el primer paso.
Este estancamiento se rompió cuando los teutones
enviaron a dos emisarios para retar a atacar a los polacos. Vladislao no podía
negarse a aceptar el desafío y a mediodía las fuerzas del gran duque de
Lituania iniciaron el ataque al flanco izquierdo del ejército teutónico cerca
del pueblo de Tannenberg (Stębark) al tiempo que varias banderas polacas
cargaban contra el flanco derecho. La caballería pesada de la Orden contraatacó
en ambos flancos.
Ataque teutónico y retirada lituana. Wikimedia.
Tras más de una hora de lucha la caballería
lituana emprendió una retirada hacia zonas de pantanos y bosques. En el
flanco derecho quedaron tras la retirada sólo tres banderas de Smolensko al
mando de Lengvenis (Simon Lingwen), hijo de Algirdas y hermano de Jaguelón, y
un primo de Vitautas; mientras que las otras dos eran apoyadas por la
caballería polaca en reserva.
La falsa retirada (maniobra que los lituanos aprendieron de los hostigamientos que habían recibido en el pasado por los mongoles) había sido planeada de antemano pero
tuvo limitado éxito: la caballería pesada teutónica emprendió
una persecución desorganizada contra los lituanos en retirada, entrando en los
pantanos, pero pronto la retirada lituana se convirtió en una desbandada y cundió el pánico. El propio
Vitautas tuvo que detener y reorganizar sus desmoralizadas tropas en fuga, lo que supuso que los polacos no pudieran contar con sus aliados por un
tiempo.
Simultáneamente la caballería pesada teutónica
combatía contra los polacos. Tras varias horas de batalla los teutones
empezaron a ganar ventaja. Según Ioannes Longinus el gran maestre en persona
dirigió una carga contra la bandera de Cracovia (la unidad polaca más fuerte).
Las filas polacas empezaron a perder cohesión y se perdió su estandarte (aunque
fue recuperado al poco tiempo), por lo que Vladislao ordenó entrar en combate al grueso
de sus reservas. La llegada de estas tropas de refresco permitió a los polacos
rechazar el ataque teutón, cuyas fuerzas se debilitaron, sumado a que gran parte de las
reservas teutónicas habían sido empeñadas temporalmente en la persecución de la caballería
lituana.
Tras varias horas de combate Ulrich von Jungingen
dejó la retaguardia y decidió unirse personalmente a las tropas en la línea principal de batalla, poniéndose al frente
de un ataque con 16 banderas de caballería pesada que había mantenido en reserva. Vladislao, por su parte, lanzó al combate todas las reservas que le quedaban,
así como varias unidades que habían sido empeñadas en la lucha previamente y se
encontraban todavía cansadas. Al poco tiempo Vitautas también volvió al campo con sus lituanos reorganizados y se reincorporó a la lucha; la
infantería lituana salía de los bosques circundantes y se sumaba a los
caballeros polacos. Para entonces la superioridad numérica de los aliados era
abrumadora. Las 16 banderas teutónicas ofrecieron una resistencia heroica, pero estaban ahora rodeados y empezaron a sufrir graves pérdidas, entre las que se produjo la del
propio gran maestre, muchas fuentes la atribuyen a un lanzazo de un caballero polaco, otras apuntan a que murió tras ser desmontado por infantería enemiga. 
Muerte del gran maestre Ulrich von Jungingen a
manos de un caballero polaco. Osprey: Campaign:Tannenberg 1410, disaster of the teutonic knights
Ataques polaco-lituanos posteriores. Wikimedia.
Tras la muerte de su comandante, las
tropas teutónicas empezaron a retirarse. Parte se retiró a los bosques, siendo
perseguidos por la caballería lituana y polaca, mientras que el resto se
dirigió hacia su campamento fortificado, cerca del pueblo de Grünwald. Allí
intentaron organizar la resistencia rodeando el campamento con carros unidos
por cadenas (una forma de defensa móvil característica del este de Europa),
pero las defensas fueron pronto rotas y el campamento fue asaltado y saqueado. La persecución de la caballería teutónica en retirada duró hasta el ocaso. 
Retirada teutónica y persecución polaca. Wimiedia.

7.RESULTADOS DE LA BATALLA

Pese a la ventaja tecnológica teutónica en forma de algunas piezas de artillería primitiva de pequeño calibre, la superioridad numérica polaco-lituana se impuso.
Los teutones sufrieron una severa derrota, se estima que un 70% de lus fuerzas resultaron
muertos o prisioneros. Muchos de los 250 miembros permanentes de la Orden cayeron en
combate incluyendo entre ellos jefes.
Ademas del propio Gran Maestre Ulrich von
Jungingen, también murieron el gran mariscal Friedrich von Wallenrode, los
grandes comandantes Kuno von Lichtenstein y Albrecht von Schwartzburg y el gran
tesorero Thomas von Merheim. En cuanto a prisioneros, el comandante de
Brandeburgo Markward von Salzbach, y el alcalde Schaumburg de Sambia fueron ejecutados tras la
batalla por orden de Vitautas. Otros cautivos fueron Casimiro V, duque de Stettin (Szczecin), y Konrad el blanco, duque de Oels ( Oleśnica).
Los únicos altos oficiales que lograron escapar
fueron el gran maestre de la Orden Hospitalaria y el comandante de Elbing, Werner von
Tettinger. Entre los cautivos notables estaban Casimiro V, duque de Stettin
(Szczecin), y Konrad el blanco, duque de Oels (Oleśnica). Otros varios miles de
hombres fueron hechos prisioneros. La mayor parte de los mercenarios fueron
liberados al poco a condición de volver a Cracovia el 29 de septiembre de 1410.
La mayor parte de los oficiales teutónicos fueron retenidos, mientras que el
resto fue enviado a Prusia para que intercedieran por la liberación y el pago
del rescate de sus camaradas cautivos.
La perdida de tantos oficiales teutónicos se
explica en que muchos hombres de armas polacos eran de baja clase social y no
se molestaron en tomar prisioneros, pues no tenían derecho (a diferencia de los
nobles) a recibir parte del dinero de los rescates de los prisioneros
capturados.

Los oficiales y notables fueron enterrados en tumbas separadas, mientras que el
cuerpo de Ulrich von Jungingen fue cubierto con la capa real y transportado al
castillo de Mariemburgo. Los demás muertos fueron enterrados en varias fosas
comunes.
Polacos y lituanos permanecieron en el campo de
batalla durante tres días. Aunque se desconoce el motivo exacto de dicha
estancia, parece ser que fue debido al agotamiento tras el duro combate.
Independientemente del motivo, el retraso permitió a los teutones fortificar y
reforzar sus posiciones y organizar la defensa de su capital. Para cuando
los polaco-lituanos llegaron a Mariemburgo, las posibilidades de tomarlo al
asalto se habían desvanecido y se puso asedio al castillo. Las perspectivas de lograr una victoria total de la guerra, se redujeron todavía más ante la eventual llegada de refuerzos
de Livonia para los teutones. Las protestas de la tropa por la cercanía de la temporada de cosecha y el
posible enfrentamiento con Segismundo de Luxemburgo indujeron a los
polaco-lituanos a levantar el sitio tras varias semanas, y se prepararon las negociaciones de paz.
El inexplugnable castillo de Mariemburgo (Malbork). Wikimedia.

8.CONSECUENCIAS

Heinrich von Plauen el Viejo, nuevo gran maestre de la orden, se encontró con
un desolador panorama: aunque había logrado evitar que los polaco-lituanos
tomaran la capital (Marienburgo) y el ejército enemigo se había retirado, la Orden había perdido a la mayor parte de sus caballeros, su ejército estaba
formado por mercenarios mal pagados y poco motivados, y tenía que
pagar también el rescate de sus hermanos de armas prisioneros; para complicar las cosas varias de las ciudades
hanseáticas se habían pasado al otro bando o se habían rebelado contra el
dominio teutón. Ante esa perspectiva se decidió terminar con el conflicto y también buscar negociaciones. Tras recuperar los teutones Danzig a los rebeldes burgueses, se iniciaron las negociaciones de
paz, en las que los caballeros teutónicos demostraron ser diplomáticamente mucho más hábiles que sus
enemigos.
La paz de Torun, firmada en febrero de 1411,
establecía que la orden tenía que ceder Dobrin a Polonia y renunciar a
Samogitia mientras el rey viviera. Teniendo en cuenta lo aplastante que había
sido su victoria, esta paz debe considerarse un fracaso para Polonia y
Lituania: sus objetivos territoriales no se vieron cumplidos, y la Orden Teutónica sobrevivió y no fue disuelta. Sin embargo, el alcance de la victoria fue más allá
de los términos establecidos en esta paz.
La Orden tuvo que pagar como rescate cinco
toneladas de plata durante cada uno de los siguientes cuatro años, lo cual
demostró ser más de lo que los teutones podían permitirse. Los territorios de
la Orden, carente de caballeros experimentados, tuvieron que ser defendidos por
mercenarios, que drenaron todavía más las arcas teutónicas. La creciente
presión impositiva sobre las ciudades bajo su dominio no tuvo como contrapartida
un incremento de la representación popular: ni en los órganos de gobierno, ni en
la capacidad de decisión o influencia en los mismos. La reducción de su poder
militar y la pérdida de prestigio no hicieron sino agudizar la crisis de la
orden y el descontento entre sus súbditos.
Con el tiempo ese descontento en forma de revueltas y nuevos conflictos
con los polacos llevarían a la expulsión definitiva de la Orden de territorio
prusiano. Territorio que pasaría a secularizarse para convertirse en el Ducado
de Prusia, vasallo del rey de Polonia en 1525, culminando el proceso que había
sido iniciado tras su derrota en Grünwald poco más de 100 años antes.

9.FUENTES

Torreones Medievales Asturianos: Bandujo, un Pueblo Congelado en el Tiempo

Torreones Medievales Asturianos: Bandujo, un Pueblo Congelado en el Tiempo

Torreones Medievales Asturianos: Bandujo, un Pueblo Congelado en el Tiempo
Foto Wikipedia

La siguiente entrada de nuestra serie no está solo dedicada a un torreón, sino a todo un conjunto histórico-monumental. Se trata del pueblo de Bandujo, en el concejo de Proaza. Una aldea congelada en el tiempo y digna de un escenario de película que constituye el complejo histórico medieval más importante de todo el centro de Asturias. De hecho, más que meramente “congelado en el tiempo”, se puede decir también que el pueblo es un recorrido cronológico por la historia asturiana, ya que prácticamente todas las etapas han dejado su
huella constructiva.

 Bandujo está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico gracias al Decreto 10/2010, de 27 de enero, publicado en el BOPA de 8 de febrero de 2010.

Los orígenes del pueblo son muy antiguos, la documentación más antigua donde se menciona data de finales de siglo VIII y comienzos del IX, mencionándola como villa.

 

Torreón de Bandujo (Proaza)

Situado en el
concejo de Proaza, Bandujo (Banduxu) es un pueblo que parece haberse
congelado en el tiempo,

En el pueblo cabe destacar por su importancia la casa denominada «El
Palacio», de la que destaca su torre, conocida como la «Torre de Tuñón» o
«Torre de Bandujo», una de las torres defensivas bajomedievales mejor
preservadas de Asturias, datando del siglo XIV.

La Torre de Bandujo se emplaza estratégicamente sobre una
loma. Adopta planta circular y se construye de mampostería y sillarejo,
con sillar en los vanos y cubierta cónica. Está asentada sobre un zócalo
de piedra. Tiene cuatro plantas de altura y en el interior la
estructura de pisos y escaleras. En el piso superior se dispone el
escudo, en cuyo campo, sin divisiones, pintan los blasones de los Tuñón,
los Miranda y los Bandujo, y, en el centro, una torre con una lanza
inclinada en cada costado.

Este edificio, que también sirvió como cárcel y ayuntamiento, fue declarado bien de interés cultural en 2009.

RUTA MEDIEVAL
El pueblo cuenta con una corta pero muy amena ruta medieval de 5 km que discurre cercana a la Ruta del Oso. Recorrido en el siguiente enlace:

http://visitarasturias.blogspot.com.es/2012/12/ruta-camino-medieval-bandujo-asturias.html

FUENTES:
http://visitarasturias.blogspot.com.es/2012/12/ruta-camino-medieval-bandujo-asturias.html
Bandujo, la aldea medieval mejor conservada de Asturias

Torreones medievales de Asturias

Torreones medievales de Asturias

Castillo de Soto de Aller (Aller)

Torre Soto
Foto wikipedia

Arruinado, se conserva la mayoría de la muralla, parte de una gran
torre cuadrangular y la puerta de entrada. Aunque fue edificado en el siglo XII, los actuales restos corresponden a los siglos XIV y XV.

Es la única torre asturiana de planta mixta (cuadrada y circular) de la
que se tiene constancia, es cuadrangular por su parte sur y circular por
el resto, o sea en forma de D. Posiblemente se aprovechó una estructura
previa en forma de D pero también cabe la posibilidad de que fuera
circular en sus orígenes. La parte recta se asienta en un crestón rocoso
lo que le da más solidez, mientras que la curva lo hace en una terraza
poco compacta y con una zanja de cimentación poco profunda, de ahí que
esta parte se desplomara en varias ocasiones, llegando incluso a ocultar
totalmente la primera planta.
Fue una construcción de tres pisos hecha en mampostería (piedras unidas
con argamasa de cal) y con sillares en vanos y esquinas. Medía unos 9,20
metros de lado y sus muros tenían un grosor de 1,05 metros que se ve un
poco rebajado en el muro interior a partir del entarimado del segundo
piso.

Posiblemente las plantas se separaban entre sí con entablado de madera y
en cada piso las dependencias estaban diferenciadas por pequeños
tabiques de los que no queda nada.
Además de la piedra para los exteriores, la madera era el material más
usado para la construcción de la torre, se usaba para entablados,
armaduras, escaleras, puertas, contraventanas, muebles y demás. Hay
constancia de su uso por los restos de carbón vegetal y vigas quemadas
que se encontraron en la excavación llevada a cabo entre el 3 de
noviembre de 1989 y el 10 de febrero de 1990. De hecho parece que antes
de construir la torre existía una estructura de madera. Los incendios y
la humedad acabaron con ello.
La teja para cubrir el armazón de la techumbre suele ser curva en este
tipo de torres, en Soto concretamente se encontró la teja de lima hoya.
También se halló hierro en forma de clavos de forja, así como cerámica, vidrio y restos óseos.
Aparecieron entre todo ello 3 monedas de diferentes épocas, una de
Fernando IV (que reinó desde 1295 hasta 1312), una de Juan II
(1406-1454) y una última de Carlos III (1759-1788).

Palacio-Torre de Muñiz y puente medieval (Olloniego) 

Palacio-Torre de Muñiz y puente medieval (Olloniego)
Torreón en el Condado (Laviana)

Torreón en el Condado (Laviana)
Castillo de Villamorey (Sobrescobio)

Castillo de Villamorey (Sobrescobio)
Foto Asociación Amigos de los Castillos

Castillo de San Martín (Soto del Barco)

Castillo de San Martín (Soto del Barco)
Foto www.astunatura.com

El Castillo de San Martín, en el concejo de Soto del Barco, se localiza
en la margen derecha del río Nalón, sobre un pronunciado codo a partir
del cual el cauce se abre hacia la ría de San Esteban de Pravia. Su
emplazamiento, sobre un promontorio de apenas 40 m de altitud le
proporciona un dominio visual excelente sobre la desembocadura de la
arteria fluvial más importante de la región y que justifica su dilatada
historia como fortificación.

El castillo consta de una torre de
planta cuadrada y tres pisos, con ceñidas saeteras, sin cubierta y
rematada en 16 almenas, unidas las angulares. Todo ello aparece rodeado
de una cerca que llega hasta la orilla del río Nalón, y que en otras
épocas incluía diversas construcciones como la iglesia de San Martín.

Actualmente, el castillo presenta a su alrededor edificaciones del siglo
XIX que incluye una vivienda con galería en voladizo en toda la parte
superior, de madera y acristalada, balaustrada, fuente y área
ajardinada.

Palacio Valdes y torre de Salas (Salas)

Torre Salas
Torre de los Vigil (Siero)

Torre de los Vigil

Torre de Soto de los Infantes
Tan sólo sobrevive un pequeño trozo de lo que hace siglos fue un torreón
medieval, de carácter militar, con planta cuadrada, situado en la
ladera de la montaña, sobre la localidad de Soto de los Infantes, a 10 km de la villa de Salas. Fue erigido por los Miranda hacia 1500.

Torre de Soto de los Infantes

Torre de los Vazquez de Prada (Proaza)

Torre de los Vázquez de Prada

La torre fue eregida por Diego Vázquez de Prada en 1495 con permiso de los Reyes Católicos, como reconocimiento, expresión y símbolo de su linaje. Se yergue en el centro de la villa de Proaza sobre una loma y
rodeada por el arroyo de Payón, desviado de su curso natural para convertirlo en un recurso defensivo. Está situada a 1 km de la Casa Fuerte de Prada y se halla enfrente del palacio de los González Tuñón.
Fue declarada Bien de Interés Cultural como monumento en 1965 y es considerada por algunos historiadores como una de las torres más bellas de Asturias.

Con 14,45 m de altura, está estructurada en 4 pisos, con 9 m de diámetro máximo de los que 1.4 m corresponden al grosor de los muros, y por tanto 7.2 m a la superficie habitable. Su configuración es la de tres cilíndros superpuestos, siendo mayor el diámetro según nos acercamos a la base. Los contrafuertes qeu se observan pueden ser para la sustentación de la torre frente a la erosión que podría ocasionar el arroyo.

La puerta principal se encuentra en el segundo piso, orientada hacia el este y desde el exterior aparece con un
arco de medio punto con dovelas.

Al haber sido una construcción de tipo militar, cuenta con un buen número de saeteras, exactamente 18,
distribuidas por las distintas plantas. Aparte de estos huecos de carácter defensivo, la torre tiene 3 ventanas, una en el tercer piso, del tipo cortejadoras y dos cuadrangulares en el cuarto piso, una frente a otra, que han podido tener funciones de matacanes, puesta una de ella está abierta sobre la entrada principal.

Torre de Villademoros (Valdés)

Torre de Villademoros

La Torre de Villademoros, en Cadavedo (Valdés), es una imponente torre
construida en la Baja Edad Media (s. XV). En progresivo deterioro,
destaca por ser un buen exponente de la arquitectura medieval defensiva y
señorial. Fue propiedad de los Peláez de Villademoros y hoy día forma
un conjunto con la casa señorial adyacente y una panera.

La torre es un bloque prismático de base cuadrada, de 7.85 m de lado por 13.20 m de altura (carece de techumbre). Los muros son de sillarejo, salvo en las esquinas y el encuadre de los vanos, que es de sillar de arenisca. A medida que se asciende, el muro se va haciendo más estrecho, por lo que las estancias se van haciendo más espaciosas. La puerta se encuentra en la segunda planta y está rematada por un arco apuntado; en su base aparecen dos ménsulas equidistantes que tenían la función de apoyar un puente levadizo o un patín de madera. La estructura en su conjunto, además, cuenta con 23 saeteras, 3 troneras, 5 ventanas doveladas con arco de medio punto, 2 geminadas y 2 matacanes.

Fue declarada Monumento en 1961 y restaurada en 1987.

El equipo de Recreación Medieval