Como la avaricia nos hizo perder un tesoro Visigodo en España

Como la avaricia nos hizo perder un tesoro Visigodo en España

En la tarde del 24 de agosto de 1858 en la antigua villa toledana de Guadamur, después de haber ocurrido una gran tormenta que arrastró la tierras, un matrimonio formado por María Pérez y Francisco Morales, al detenerse en el cementerio descubrieron en una tumba un pequeño nicho que albergaba una buena colección de coronas, cruces de oro y otros objetos litúrgicos. Trasladadas secretamente a su domicilio, las escondieron hasta decidir que podían hacer con tanto oro. 

Todas estas maniobras fueron observados por Domingo de la Cruz, vecino también de la villa, que poseía una huerta en las proximidades. Intrigado por la nocturnidad con que obraron estos, se acercó al día siguiente a aquel lugar, encontrando junto a la fosa vacía una nueva, todavía intacta, en la que el anterior matrimonio, cegado por tanta riqueza, no acertó a descubrir. Recuperó de ésta un buen número de piezas áureas y también temeroso, corrió a ocultarlas a su casa en sendas tinajas de barro, sin saber que hacer con ellas. 

La presencia de tales joyas, pertenecientes a la cultura visigoda, enterradas como si de una persona se tratase en un cementerio visigodo se explica por el temor  del clero y la nobleza toledana,  de que fuesen robadas por los árabes, de los templos en donde estaban expuestas, creyendo que la presencia de las huestes de Tarik podía ser pasajera. 

Mejor acierto tuvieron aquellos, -quizás los partidarios de D. Rodrigo-,que acordaron huir con sus joyas y las de la corte a las montañas asturianas. 

Tras los primeros días, María y Francisco, las malvendieron a los joyeros toledanos.
Parece ser que, enterado del hallazgo D. Adolfo Herouart Chivot, profesor de francés del Colegio de Infantería de Toledo, sito entonces en el Hospital de la Santa Cruz, participó desde este momento de manera muy activa en la enajenación de las coronas de tan fastuoso tesoro. Distinta forma de enterarse del descubrimiento, tuvo otra persona, que jugaría un importantísimo papel en las posteriores operaciones. Se trataba de un emérito diamantista de la corte, retirado en Toledo, en su villa junto al río, D. José Navarro, gran conocedor de las antiguas artes preciosas, ya que había restaurado el Disco de Teodosio de época romana encontrado en Almendralejo y había confeccionado de nueva obra una corona para la reina Isabel II. D. José intuyó el valor arqueológico de los fragmentos que primeramente encontró en las joyerías y puesto en contacto con el anterior, sirvió de socio y mano experta en compra en Guadamur, restauración y posterior venta en Francia de las coronas. 

El primer paso que efectuó el profesor francés, fue la compra de la huerta donde había sido descubierto el tesoro, para descartar posteriores reclamaciones del dueño del terreno y efectuar sondeos en busca de nuevas alhajas. Efectuó rápidamente la compra del terreno, llegando a un acuerdo con Marcos Hernández vecino de Toledo, por ofrecerle el triple de lo que era su valor rústico y no saber el propietario que, tales preseas, habían sido descubiertas en su propiedad.
Una vez dueño del terreno y junto con los descubridores efectuaron excavaciones en el lugar con el pretexto construir allí una villa de recreo, sirviendo además de coartada para cuando la aparición de las coronas saliese a luz pública.
La sociedad entre Herouart y Navarro, como hemos dicho, dio como fruto la compra de las coronas que aún poseían Francisco y María en Guadamur y la restauración de los trozos que pudo recuperar el diamantista de las joyerías de Toledo. Con la nueve coronas que pudieron recuperar pasaron a Francia para venderlas al Ministro de Estado francés por la cantidad de 100.000 francos franceses, pasando a figurar desde entonces en el Museo de Cluny de París.
Enterados en España de tan importante descubrimiento por la prensa francesa, se iniciaron los trámites para su regreso a España, no consiguiéndose, nada más que lisonjeras promesas. También se efectuaron excavaciones oficiales (abril de 1859) en las denominadas huertas de Guarrazar, dirigidas por D. José Amador de los Ríos y D. Pedro de Madrazo entre otros, que dieron como resultado la aparición de los restos de un edificio religioso visigodo, con abundantes frisos en relieve de este estilo, un cementerio de la época y la lápida funeraria del presbítero Crispín con el bello epitafio que transcribimos. Al Ministro de Fomento, por entonces el Marqués de Corvera, que visitó la localidad, le ofrecieron María Pérez y Francisco Morales un brazo de cruz procesional de oro perlas y zafiros, único objeto que poseían ya de lo descubierto. 
Habían pasado dos años de las referidas excavaciones y perdida toda esperanza de encontrar nuevas coronas, cuando en la mañana del 19 de mayo de 1860, se presentaron en la puerta del Palacio Real de Aranjuez, Domingo de la Cruz Figueroa “Macario” y su tío Juan Figueroa, maestro de primeras, letras ambos de vecinos y naturales de Guadamur, con el propósito de ofrecer a la reina una de las coronas que años antes había encontrado en Guarrazar, al lado de las coronas ya conocidas. Recibidos por la Reina, esta pudo conocer que escondía aun más coronas, por lo que al día siguiente mandó a Antonio Flores, Secretario de la Intendencia de la Real Casa y Palacio, con la misión de recuperarlas e inquirir del labriego los deseos respecto a la recompensa. Una vez en Guadamur Antonio Flores investigó dando pasos acertados y ganada la confianza de “Macario” – asegurándole que sus pretensiones económicas serían atendidas-, ofreció a éste la oportunidad de entregar a la Reina todo lo que del tesoro aún conservaba. Tras la entrega total “Macario” recibió por el pago de las coronas 40.000 reales y como premio al servicio prestado a S. M. La pensión de 4.000 reales anuales. En este segundo encuentro Domingo de la Cruz “Malaño” se mostró muy apanado por haber destruido otras muchas joyas y refirió a la Reina, que entre los objetos perdidos en los crisoles toledanos, había unos “cinchos” de oro y piedras preciosas, y una paloma de oro de tamaño natural cuajada de piedras preciosas, que probablemente fue “pixis sacra” o vaso eucarístico.

Desplazada la familia Real a la Corte, Tuvieron la oportunidad de contemplar las coronas, eminentes académicos y estudiando la forma de dar sentido a las distintas letras que colgaban de la corona mayor , colocadas anárquicamente por su descubridor, llegaron a la conclusión que la leyenda original sería SUINTHILANUS REX OFERET, basándose en la pocas letras aún conservaban su lugar al tener intacta la anilla de sujeción .
Posteriormente el Consejo de Ministros presido por O`Donnell, acordó que el lugar más propício y que ofrecía mayor seguridad para guardar estas piezas, ofrecidas a la Reina, era el Palacio Real de Madrid y así lo trasmitió a S. M. el Marqués de Corvera, depositándolas en sus manos con el encargo e custodiarlas.
El 4 de abril de 1921 se cometió un robo en la Real Armería, la corona de Suintila y un trozo de corona de enrejado que pertenecían al conjunto que poseía el Patrimonio Real, gracias a la donación de Domingo, desaparecieron. El robo se divulgó poco, sólo La Época hizo una publicación más extensa con grabados, para que sirviese de guía en la búsqueda de lo sustraído. Al parecer fueron localizados los autores del robo, pero no lo objetos de éste, que hasta hoy no han aparecido.

Casualmente, aquel periodo fue una época aciaga, como afirma D. José Lázaro, pues en corto espacio de tiempo, ocurrieron robos en el Museo del Prado, La Biblioteca Nacional, en e l Archivo Histórico Nacional, y el que contemplamos.
Con la ocupación alemana de parte de Francia, durante la II Guerra Mundial y la llegada al poder como jefe de estado de la Francia de Vichy del Mariscal Petain, se presentó la ocasión propicia para todo tipo de negociaciones, debido a las buenas relaciones del gobierno de Vichy con el General Franco. Una de ellas es la que se efectúa para realizar un convenio de intercambio de obras de arte y otras piezas de valor histórico. Este convenio permitirá que vuelvan a España buena parte de las coronas de Guarrazar.
Las primeras negociaciones fuera de círculos oficiales las efectuó en el verano de 1940 D. Eugenio D´Ors. Tras las negociaciones oficiales se firmó un acta de recíproca entrega , por el que regresaron a España, ademas se seis de las nueve coronas de Guarrazar, la Dama de Elche, otras escultura ibéricas, otras piezas arqueológicas, completándose con la Inmaculada de Murillo denominada de Soult o de los Venerables. España entregó a cambio a Francia en contrapartida un retrato de Doña Mariana de Austria de Velazquez, otro de Antonio Covarrubias, de la mano del Greco, un cartón de Goya y la colección de dibujos franceses del siglo XVI.
De esta forma regreso a España parte del Tesoro de Guarrazar que había salido fraudulentamente a finales del 1858 perteneciente al primer descubrimiento efectuado por Francisco Morales y María Pérez, conservandose actualmente en el Museo Arqueológico Nacional.
Página web del Museo de Wardamur:
CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL TESORO DE GUARRAZAR- EN GUADAMUR- TOLEDO. C.P.45160. Calle Nueva nº 17, muestra mediante paneles, objetos originales y reproducciones, la historia del Tesoro Visigodo de Guarrazar, el más importante de Europa. Cuenta también el centro, con una sala de proyección, interesante documentales sobre el tema.
Poder conocer toda la historia visigoda y en particular el Tesoro de Guarrazar, con replicas del Tesoro, Coronas, Cruces, etc. 
Lunes, Martes, Miercoles de 9 a 2 horas
Sabados de 10,15 a 13,15 y de 16 a 18 horas
Domingos de 10,15 a 13,15 horas
Contacto.- turismoguadamur@gmail.com telef. 925291560
información Pedro Antonio Alonso Revenga

Tarifas – ¿Por qué anunciarse en Recreación Medieval?

Tarifas – ¿Por qué anunciarse en Recreación Medieval?

Recreación Medieval ( www.recreacionmedieval.com ) ocupa el primer puesto en la búsqueda de Google cuando se introduce dicho término.

 
El domino tiene una PA25 y una autoridad de 13 creciendo con lo que enlazar su negocio o página web, le hará posicionar rápidamente en los buscadores.
Al ser una página altamente temática, le beneficiará a la hora de su promoción al estar claramente segmentada.
Muchos de nuestros clientes ya están en las primeras posiciones con términos deseados ( vease cena medieval en youtube de nuestro cliente el Palacio de Villabona )
Tarifas:
 
Entrada con información una fotografía y enlace ( enviadas por el cliente ): 120 euros anuales.  Con cada una entrada adicional por 30 euros.

Entrada con 3 fotografías y enlace ( enviadas por el cliente ): 360 euros anuales.
Con cada una entrada adicional por 30 euros.
 
Entrada con reportaje y video: 600 euros anuales. Con cada una entrada adicional por 30 euros.


Contacto: EN EL TELÉFONO 984393916 o en el email equipo@recreacionmedieval.com

 

 

Palacio de Villabona Cena y Bodas Medievales

Palacio de Villabona Cena y Bodas Medievales

Palacio de Villabona
Un espacio singular y personal en el que encontrará tres salones con rasgos diferentes pero con el mismo estilo elegante y señorial que brinda este cuidado entorno que ofrece a quien lo elige un toque de distinción, también disponemos de un salón único con capacidad de 235 personas. El salón presidencial, el salón de las columnas, el exterior y la carpa.

 

 

Nuestro Palacio dispone  zonas verdes y floridas, en plena naturaleza, donde realizaremos espectáculos medievales, un espacio para los juegos medievales, la zona de tiro con arco y el palenque para el torneo medieval, donde los caballos deslumbrarán a pequeños y a mayores.
Videos y fotos de nuestras cenas y bodas medievales:

 




Palacio de Villabona:

 

Carretera de Villabona nº 12
33480 – Llanera
Asturias
Coordenadas GPS:
43.4623675188168  -5.832298702832759
Teléfonos:
985 77 92 14 – 985 28 57 01 – 670 63 02 78